¿Cuánto tiempo puede sobrevivir una persona sin beber agua?

El agua constituye un vital líquido para el cuerpo humano, sabiendo que hoy en día una persona puede durar más días sin comer que sin tomar agua. La razón más sencilla es que el cuerpo necesita del vital líquido para poder cumplir con sus facultades, garantizando así un ritmo de vida normal.

¿Por qué necesitamos del agua para sobrevivir?

De este modo, se hace importante saber cuánto tiempo puede durar una persona sin tomar agua antes de sufrir severas consecuencias.

Y es que sabe que el tiempo promedio que una persona puede mantenerse sin el vital incoloro es de 3 días, presentando algunas variaciones mínimas de 4 a 5 días respectivamente.

vaso de agua

Detrás de esta condición se presenta una serie de consideraciones importantes que determinan cuáles son los factores que influyen en la necesidad de hidratar el organismo, así como otros que inciden en qué tanto podemos llegar a necesitarla y por qué. A continuación, todas estas consideraciones.

El cuerpo humano, ante la imposibilidad de guardar cantidades de agua como reserva, requiere de cierta dosis de forma diaria para así mantener los niveles necesarios para el funcionamiento adecuado del cuerpo propiamente.

Y es que la hidratación del cuerpo permite que este pueda dar lugar a diferentes funciones como lo es el procesamiento y excreción de alimentos, la hidratación de diferentes zonas del cuerpo y el mantenimiento de altos niveles de energía en el cuerpo.

Todo consiste en la posibilidad de mantener el funcionamiento corriente del cuerpo, facilitando así los diferentes procesos del tipo fisiológicos de costumbre.

Si las cantidades de  agua mínimas faltan, podrían comenzar a comprometerse tales funciones, incidiendo así en la salud de la persona, suponiendo un daño cada vez más vigoroso conforme avance el tiempo de deshidratación.

¿Qué determina una mayor necesidad de hidratación?

El estilo de vida, las costumbres y el ritmo propiamente determinará el grado de deshidratación que el cuerpo presentaría ante la ausencia de agua. De este modo, se deben tener en cuenta los siguientes elementos:

Qué tanto sudamos

Bien sea por temperaturas, por ejercicios o por tratarse de un cuerpo de alta sudoración, este proceso ocupa una porción importante del escape del vital líquido de nuestro cuerpo. La sudoración puede acelerar así el proceso de deshidratación en una situación de premura.

Qué tan alto estamos

Otro punto, sobre todo para quienes viajan con frecuencia, es la locación. Y es que en tanto más altitud tenga la zona, mayor será la respiración y la cantidad de orina expulsada. Esto supone un gasto importante de líquido y por consiguiente la aceleración de la deshidratación.

Qué tanto calor hace

Sobre todo en temporada de verano, es preciso tomar en cuenta este punto, ya que esto incidirá directamente en el grado de sudoración del cuerpo. Las zonas más calientes influyen más en la sudoración de una persona, y por ende, en su deshidratación propiamente.

Ante estos factores, es importante valorizar el acondicionamiento del cuerpo y del equipaje necesario para sobrevivir en los diferentes ambientes que, por sus características, puedan estar incidiendo en el nivel de deshidratación de nuestro cuerpo, permitiéndonos así reservar la mayor cantidad de líquido que sea posible.

Igualmente, es importante contar con envases portables de agua para hidratar al cuerpo con porciones mínimas cada vez que sea necesario. Esto permitirá regular de manera significativa el cuerpo con el vital líquido y así flexibilizar las energías para cualquiera que sea la situación que lo amerite.

niños jugando con agua

La idea de sobrevivir sin agua es, sin duda alguna, un proceso arduo para cualquier persona promedio.

Se sabe que algunas personas, con facultades atípicas, han logrado sobrepasar los 10 días sin hidratarse de la manera correspondiente. Inclusive, se sabe de pocos casos que han logrado una cifra superior a los 20 días, 480 horas sin hidratarse.

La idea, en cualquiera de estos casos, es mantener al cuerpo hidratado y no a la resistencia de sus reservas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *