ciática

Salud: la ciática y el embarazo

En el embarazo por lo general siempre podemos vernos enfrentadas a una serie de complicaciones que son normales, pero que requieren de cuidado, puesto que si no atendemos a las señales que nuestro cuerpo nos envía, lo más posible es que realmente se complique y nos veamos enfrentadas a serios problemas de salud entre otros que impliquen el bienestar de nuestro bebé.

Una de las dolencias o padecimientos que tenemos que tener, está relacionado con la ciática y el embarazo, por esta razón es importante que podamos saber cómo es y cómo nos afecta.

Por lo general durante los últimos tres meses del ciclo de nuestro embarazo es cuando suelen presentarse estas problemáticas asociadas con el dolor y la ciática, los expertos atribuyen este problema relacionado con el peso, el peso del bebé gestante se incrementa durante el último trimestre, por esta razón los músculos de las paredes abdominales se distienden y este estiramiento impulsa los famoso dolores de espalda.

Los más comunes son los que se relacionan con la ciática, por ello los médicos siempre recomiendan que las mujeres gestantes puedan ante cualquier alarma de dolor o molestia buscar la ayuda médica adecuada.

Salud: la ciática y el embarazo

embarazosDebido a la postura y a la presión que el feto tiene sobre la columna podemos experimentar una inflamación de los músculos de la ciática, esta es fácilmente reconocible puesto que el dolor se siente o se aloja arriba de los glúteos y se extiende hasta el muslo de las piernas, es justamente por allí hasta donde se extiende el famoso y conocido nervio de la ciática.

Es normal entonces que además del dolor que se experimenta, podamos tener o sufrir algún tipo de molestia al momento de caminar o de realizar movimientos, podemos sufrir el dolor y en el peor de los casos un tipo de atrofia.

Con respeto a la ciática y el embarazo, es importante destacar que las mujeres en general suelen tener posturas incorrectas que afectan también el nervio y hacen que el dolor sea más frecuente. Por eso, si queremos evitar este tipo de dolores o de complicaciones, podemos recurrir a posturas que permitan equilibrar el peso del embarazo con una correcta alineación de la columna, de esta forma no tendremos consecuencias que nos causen dolor.

Para evitar también este tipo de molestias es importante que podamos además de afroditatener buenas posturas, el poder realzar actividad física, caminar un poco más adecuado, también lo es el poder estirarnos o ponernos de pie si solemos tener trabajos en los cuales debemos estar mucho tiempo sentados.

También es recomendable que no se realicen movimientos bruscos o muy rápidos, es necesario que tomemos tiempo para realizar movimientos sencillos, y hacerlo de forma lenta, para que no puedan causarnos torceduras o calambres.

Por último, podemos mencionar que si el dolor está presente debemos aplicar técnica de temperatura, calor y frío en la zona donde experimentamos el dolor, de esta forma reducimos la inflamación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *